III BIENAL LATINOAMERICANA DE ARQUITECTURA DE PAISAJE

CATEGORÍA "OBRA CONSTRUIDA"

C. Ecología y conservación urbano regional
Ganador
Xerojardinería = cerojardinería, jardinería sustentable en el campus
Ganador

LAAP. Landscape Architecture, Arquitectura y Paisaje

México, 2014

2,439 m2

El proyecto de xerojardinería y rescate de afloramientos rocosos se ha desarrollado a partir del año 2007 como uno de los ejes principales de trabajo y se refiere a un diseño del espacio exterior que incorpora la flora nativa y que en términos particulares hace énfasis en el diseño de paisaje implementado en áreas donde predominan comunidades específicas de vegetación -matorral xerófilo- que responden a características determinadas por la posición geográfica, la altitud, el clima, el tipo de suelo y la cantidad de agua disponible. El proyecto de xerojardinería se ha planteado cambiar el modelo de trabajo del espacio exterior que se ha impuesto desde hace décadas como una forma tradicional de hacer jardines, incompatible con las necesidades de sustentabilidad que deberían prevalecer actualmente.

 

Se ha podido identificar que el proyecto de xerojardinería y rescate de los pedregales promueve condiciones para un adecuado manejo del espacio abierto urbano dentro y fuera de C.U. Se pueden destacar los siguientes indicadores positivos: cero riego e infiltración de agua de lluvia, aumento de la biodiversidad, reducción de energía y contaminantes mediante un bajo mantenimiento de las áreas verdes, menor recolección, disposición y tratamiento de residuos sólidos orgánicos.

 

En el año 2013 autoridades del Instituto de Ecología de la UNAM, y del Laboratorio Nacional de Ciencias de la Sostenibilidad (LNCIS) de reciente creación, se acercaron para solicitar un proyecto de paisaje para las áreas exteriores del nuevo edificio. La propuesta debería respetar las condiciones de cercanía con una zona núcleo y una de amortiguamiento de la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel (REPSA), y de inmediato se pensó que el proyecto debería fungir como un corredor de biodiversidad entre las dos áreas.

 

El proyecto se desarrolló sobre un campo completamente transformado, con una serie de rellenos que impedían recuperar los afloramientos rocosos por debajo del nuevo edificio, por lo que se decidió incorporar un nuevo xerojardín, procurando usar los materiales pétreos de la zona y que provenían de obras al interior del campus. El área pertenece al predio del Instituto de Ecología y se encuentra cercano al instituto de Biología y al de Ciencias Biomédicas; también muy cerca del Jardín botánico. En el mapa se puede apreciar la ubicación enmarcada en un círculo rojo.